Después de muchas semanas sin dar señales de vida por el blog ni por redes sociales, aquí estoy de nuevo. Llevo unos días que quiero volver a escribir pero me faltan las fuerzas y al final he decidido sentarme y simplemente escribiros el porqué de mi desaparición en un post que será algo así como una carta a mis seguidores. Gracias por estar aquí aunque a veces falte.

Pues bueno, lo primero que os quiero contar es que hace aproximadamente un mes me dijeron que no me renovarían el contrato en la empresa en la que trabajé durante un año y medio. Fue bastante bajón , pero tampoco demasiado big deal porque en el fondo no era un trabajo que me apasionara.

Cuando fui al Arbeitsagentur me sentí muy bien, porque me dieron ánimos a buscar un trabajo en el ámbito del marketing y contenido online, que es lo que realmente me motiva ahora mismo. Con lo que decidí volcar todo mi tiempo y energías a buscar un trabajo que me mole de verdad. Y bueno, un poco por esto he estado aparcando el blog, y es que una necesita tanta energía en modificar CV, mirar ofertas, contactar empresas, prepararse entrevistas y todas estas cosas que al final lo último de lo que tenía ganas era de sentarme a pensar cómo organizar las entradas del blog y hacer que la gente llegue a ellas.

Total, que después de una semana sin publicar fue otra y otra y otra y al final me he acabado dado cuenta que hay algo en mí que falta. Este blog, está claro. Porque aunque obviamente prepararse las entradas y promocionarlas lleve trabajo, es super satisfactorio no solo escribirlas sino sentirme en contacto constante con la comunidad.

Ya llevaba unos días pensando en qué post redactar para volver a reengancharme, pero lo dicho, me estaba costando horrores sentarme a buscar información y tal. Y al final me he dicho: ¿sabes qué? Simplemente voy a escribirles para que sepan cómo me siento y por qué he estado ausente tanto tiempo. Seguro que lo entenderán.

Sobreviviendo al paro en Alemania

Pues aquí estoy, con solamente un mes de paro a mis espaldas y seguramente algunos meses más por delante. Esta semana ha empezado a ser algo más agobiante de lo habitual el hecho de estar tantas horas en casa haciendo más o menos lo mismo. Para no regocijarme en un problema que en el fondo ni es tan grave ni es un problema realmente, he pensado formas de activarme.

Para empezar, he vuelto a ponerme las pilas haciendo Yoga, que hacía prácticamente un año que lo había dejado de banda. La verdad es que me está ayudando mucho. Justo cuando me levanto me pongo a hacer un video de 30 minutos y ya empiezo el día con energía. También me he apuntado a un curso de Marketing Online que empieza en una semana, con lo que aprovecharé este parón profesional para prepararme más y mejor de cara a mi próximo trabajo. Y también en unos días tengo pensado empezar un curso de alemán para seguir mejorando en el idioma. Ya que si mi intención es quedarme en este país durante una temporada larga, más me vale aprender el idioma en profundidad.


Hasta aquí mi corta experiencia con el paro en Alemania. Tengo en mente un montón de post prácticos para que podáis llevar a cabo este proceso de la manera más fácil posible. Pero eso será otro día, hoy simplemente quería compartir con vosotras y vosotros cómo me siento estos días. La verdad es que me siento mucho mejor después de escribir esto!

Y tú, ¿has estado alguna vez en paro en Alemania? ¿Cómo te has sentido?

Espero que mi experiencia te ayude a no sentirte tan sola/o. Que buscar trabajo conlleva mucha frustración, pero tenemos que pensar que también tenemos muchas oportunidades por delante. ¡Ánimos!