Muy buenas!

Ya es bien sabido que en Alemania llueve y hace frío, con lo que muchos fines de semana tendemos a quedarnos en casa y al llegar el lunes… Bueno, hemos visto bastantes capítulos de nuestra serie favorita pero poco más. Yo soy la primera a quien le encanta tirarse un día entero sin salir de casa, pero cuando los días se van volviendo fríos y grises y esto empieza a pasar cada semana me agobio y necesito un plan alternativo a Netflix.

Las primeras cosas que me vienen a la mente cuando necesito un plan calentito y libre de lluvia son centros comerciales cubiertos, museos, teatro y cine. Pero aún y siendo una amante de la cultura, hay días en los que me apetece variar y necesito cosas distintas en las que pueda olvidarme de las bajas temperaturas durante un rato.

¿Soy demasiado exigente? Ahora os demuestro que no con diez planes originales que os permitirán salir de vuestra rutina. Los locales que recomiendo están todos en Düsseldorf o alrededores, pero la lista es transversal para que tengáis ideas aunque estéis en otra ciudad.

1. Relajarse en un Spa

Especialmente cuando en domingo, el sagrado día del descanso, no hace un día como para ir al parque, se puede dedicar a recargar pilas para la semana siguiente. Un centro termal es una grandísima idea para dar un pasito atrás en la rutina y relajarse por completo. En Düsseldorf hay una gran oferta de estos centros, y algunos ejemplos son Münster Therme, Türkischer Hamam y Salina del Carmen.

2. Visita guiada a una Brauerei

La bebida nacional alemana no puede pasar por alto en cualquier plan que se preste en este país. Como estamos en Düsseldorf rendiremos homenaje a la Altbier, con lo que os propongo este Safari de la Altbier, donde se pueden visitar las 5 Brauerei (cervecerías que crean su propia cerveza) más importantes en el arte de la cerveza de la ciudad.

3. Escape Games

Los juegos de enigmas en vivo son una moda que ha llegado para quedarse, con lo que es un plan perfecto para toda aquella gente a la que les guste resolver enigmas. Los Escape Games son locales que ofrecen diversas habitaciones con temáticas diversas y que tienen como finalidad la resolución de un problema que debe solucionarse en equipo y de forma cooperativa. En Düsseldorf se encuentran Quexit y Team Scape.

4. Patinar sobre hielo o esquiar bajo tejado

Durante los mercados navideños se puede patinar en una pista de hielo en medio de la ciudad, pero esto no ocurre durante todo el año. Pero no os preocupéis, porque en su defecto podéis encontrar pistas de patinaje cubiertas y no solamente eso, sino que también existen pistas de esquí bajo tejado. No os preocupéis si no habéis patinado o esquiado nunca, porque ambos sitios (almenos en Düsseldorf) ofrecen clases para principiantes. En Düsseldorf podéis ir a Skihallee para esquiar o al Eissporthalle Benrath para patinar sobre hielo.

5. Rendir una visita al aeropuerto

Puede parecer algo raro este consejo, pero el aeropuerto de Düsseldorf es una buena opción para pasar un domingo congelado o lluvioso cuando se necesita comprar alguna cosa y resulta que todo está cerrado porque es domingo. El aeropuerto de Düsseldorf está siempre abierto y tiene muy buena comunicación con el centro de la ciudad, con lo que no es ninguna paliza ir allí a pasar el día. Además, los aeropuertos tienen un nosequé que le oxigenan a uno; ¿No os pasa?

6. Hacer un curso en lo que siempre quisiste aprender

En todas partes se imparten cursos de unas pocas horas que pueden ser perfectos para probar nuevas experiencias un día en el que no se sabe qué hacer. Algunos de estos cursos son cuidado de bonsais, preparación de café y Fotografía. Para más ideas os comparto este artículo que, aunque está en inglés, es realmente útil.

7. Escalar hasta tocar el techo

¿Alguna vez habéis probado la escalada? Tanto si es algo que os gusta hacer normalmente como si todavía no os habéis atrevido a ello, vale la pena darle una oportunidad. Existen rocódromos cubiertos, con lo que se puede practicar este deporte sin sufrir por el tiempo meteorológico. En Düsseldorf existe un gran Klettenhallee llamado Move y que ofrece cursos para principiantes.

8. Echarse unos bolos

¿Quién no iba a jugar a los bolos de niño o adolescente? Pues esta es una opción que no debería descartarse tan fácilmente, porque hay bastantes locales que ofrecen este servicio y da para una tarde entera. Además, normalmente los locales de bowling también disponen de billares y dardos, con lo que la diversión está asegurada. En Düsseldorf podéis optar por Bowling World](http://duesseldorf.bowlingworld.de), con unas instalaciones muy grandes y ofertas especiales para distintos días de la semana.

9. Kaffee und Kuchen

Una tradición alemana bien conocida es la de tomarse un café con un pastel y buena compañía. Este es siempre un buen plan, y si las ventanas están empapadas pero se está en un lugar calentito, el café siempre entra mejor. Mis cafés favoritos en Düsseldorf son Café Hüftgold en Flingern y Kaffee Piraten en Unterbilk. En este último estuve trabajando durante una temporada y os aseguro que el café está buenísimo y el ambiente es muy familiar.

10. Visitar un parque de camas elásticas

Si patinar sobre hielo, esquiar o la escalada no te han resultado suficientemente llamativos para mover el cuerpo, también existe otra opción, y es que hay complejos deportivos con camas elásticas donde saltar y dar volteretas por doquier. En Air Hop Park puedes sentirte otra vez un niño durante unas horas.


Hasta aquí el artículo de hoy!

¿Conocéis otras actividades originales para un día lluvioso? Dejad vuestro comentario a continuación! Y si conocéis locales en vuestra ciudad no dudéis en compartirlo en los comentarios.

Si os ha gustado este post, clickad aquí para suscribiros; es un momento y así no os perderéis ninguna publicación!

Hasta la próxima!