La primavera ha llegado a Alemania. Pero no os confundáis, que esto no quiere decir que de golpe empieza el buen tiempo, ojalá fuera así de fácil. Digamos que la primavera significa que el frío empieza a irse.

Cuando uno decide mudarse a Alemania ya asume que el tiempo no será maravilloso, pero continuo insistiendo en que tampoco es tan horrible. ¿Qué tiempo hace en Alemania? Ahora que la primavera empieza, aunque el cielo esté todavía desperezándose, se nota como el aire es menos frío y las flores empiezan a llenar las  calles con su aroma.

Inicio de la primavera en Alemania

Después de un largo invierno los árboles que visten la ciudad se vuelven verdes y las flores lo pintan todo de colores. Aunque en primavera todavía llueva y haga frío, los días que no es así se nota en el aire y en la gente. Se evidencía como las personas estamos conectadas al tiempo que hace, y es que cuando sale el sol los alemanes parecen caracoles y salen todos a la calle. Las tiendas de helado y frozen yogurt están a reventar en los meses de primavera y la gente no puede contener su sonrisa. Y después de pasar varios inviernos en este país creo que me estoy volviendo así, porque a la que veo salir el sol me olvido de cualquier problema y me pongo contenta de golpe!

Cuando hace buen tiempo la gente está de muy buen humor y parece que necesite compartirlo. No sé si será casualidad, pero uno de los primeros días soleados de marzo fuimos a mirar plantas para la terraza. A lo que un señor mayor empezó a explicarnos que aquella floristería era una tienda de verduras hace años. Después vino otra mujer que pasaba por allí, se unió y los dos empezaron a contarnos historias de como de chiquillos cogían manzanas y se iban corriendo sin pagarlas. Por un momento me sentí en España.

Eso sí, por mucho que salga el sol, no podemos ir con sandalias y pantalones cortos por la vida; que nunca se sabe en que momento empezará a diluviar. Vale, sí, los alemanes lo hacen, pero ¿estás suficientemente alemanizado para ello?. Yo por si a caso no sacaré la chaqueta hasta junio -por lo menos-.

Primavera: la estación de los festivos

No sé si será casualidad, pero durante esta época del año hay muchísimas fiestas en Alemania. Y es que el clima en Alemania acompaña a que sea así. ¿Será casualidad? Yo creo que no. La temperatura en Alemania aumenta mucho respecto a meses pasados. Con lo que la celebración de fiestas en estas fechas apetece muchísimo.

Para empezar, la Pascua se celebra mucho más intensamente que en España. La Semana Santa no se ve como un período de penitencia, como pasa en España, sino que es una semana de fiestas prolongadas y que anuncia el buen tiempo. Esta fiesta se llama Ostern y es un gran acontecimiento para los niños. Con ellos se celebra esta fiesta en los jardines, escondiendo huevos de chocolate que deberán encontrar. De hecho, la fiesta es tan importante que ahora mismo todas las tiendas están decoradas con conejitos y huevos. También en los supermercados hay grandes apartados con todo tipo de chocolate con estos mismos motivos.

En mayo también hay muchos días festivos. Durante este mes se celebra el día del trabajador y el de la Ascensión de Jesucristo -que coincide con el día del padre-. Si unimos los festivos con un cielo que cada vez se vuelve más soleado, nos encontraremos con alemanes haciendo barbacoas en masa. Y es que en Alemania, si percibes olor a Wurst a la parrilla en algún rincón, ya sabes que el buen tiempo ha llegado para quedarse un rato. Y todavía lo disfrutaremos más durante el verano en Alemania, pero eso ya es otra historia.

En definitiva, que las florecitas por doquier le alegran el día a cualquiera, y esto significa que poco a poco el frío se irá difuminando. El camino hasta el verano será largo, pero lo podremos ir viviendo poco a poco, reuniéndonos con amigos para disfrutar de la naturaleza en buena compañía y cogiendo carretera y manta para descubrir nuevos rincones de Alemania!


Y vosotros, ¿Tenéis planes para esta primavera?, ¿Disfrutáis de esta época del año en Alemania? Dejad vuestro comentario a continuación!