Muy buenas!

Cuando uno se está planteando mudarse a otro país, es muy importante tener en cuenta cómo se vive allí. Y no me refiero solamente a cosas generales o a gran escala, sino a todo aquello que construye nuestro día a día. Bajo mi punto de vista, es básico conocer los detalles de nuestra vida en el extranjero, por eso he querido hacer una lista de las 10 cosas que yo considero importantes a tener en cuenta en esta situación.

Vamos allá!

1. Olvídate del Small Talk

Los alemanes tienen fama de bordes, pero a mi me gustaría ir un poco más allá. No creo que sean antipáticos, sino que simplemente no les gusta relacionarse con desconocidos. Si no tienen nada que decir se van a quedar callados sin ningún remordimiento.

Si no se habla alemán va a ser mucho más difícil entablar conversación con ellos. Porque, sí, la mayoría saben inglés, pero también a la mayoría le da palo hablarlo. Si inicias conversación en alemán será mucho más fácil que te expliquen algo. Eso sí, no te sorprendas si te cuentan con todo detalle lo que han hecho esta mañana.

2. Disponte a gastarte el dinero en buenos zapatos y ropa de abrigo

Que hace frío y llueve la mayor parte del tiempo es ya muy evidente. Lo que quiero destacar es que la ropa que lleves marcará la diferencia en tu experiencia. Vale la pena invertir en una buena chaqueta impermeable y botas que te protejan del frío y la lluvia. Los alemanes dicen que no hay mal tiempo sino ropa inadecuada, y no puedo estar más de acuerdo. Al final ni llevarás paraguas.

3. Una bebida sin gas no es una bebida

En Alemania se bebe el agua con gas, pero no solamente eso: también llevan gas algunos zumos y las bebidas más inverosímiles. Claro que se pueden encontrar agua y otro tipo de bebidas sin gas, pero tendrás que fijarte bien para no equivocarte.

4. El carril bici es sagrado

En Alemania la bicicleta es un medio de transporte como cualquier otro, por este motivo las calles están habilitadas para ello. Es muy importante tener esto en cuenta cuando se camina, ya que no siempre hay símbolos de bicicletas en el asfalto, sino que los carriles se marcan con baldosas de otro color. A parte de tener cuidado de no caminar por este espacio, hay que mirar antes de cruzar como si de la carretera se tratara. Créeme, los ciclistas no van precisamente lentos.

5. A un desconocido hay que tratarle de usted

Tampoco es del todo cierto que todo el mundo se ofenda si no lo haces. Hay muchas tiendas en las que te tratarán de “tu”, sobretodo cafeterías donde trabaja gente joven. Pero aún así, yo prefiero curarme en salud y no arriesgarme.

6. El transporte público es caro

Como no hay barreras para controlar el acceso al transporte público, entiendo que al español medio se le pase por la cabeza no pagar. Bueno, con los alemanes esto no pasa y seguramente es por eso que no controlan el acceso.

Págalo. Pasan revisores regularmente y hasta en las horas más insospechadas (una vez apareció uno un sábado a las 8 de la mañana). Si tienes pensado quedarte un tiempo en el país te puedes plantear un abono mensual, que se cobra directamente del banco y sale 10 euros más barato al mes. No sé como será en otras ciudades, pero en Düsseldorf existe un abono a partir de las 9 de la mañana que es bastante más barato. Aunque lo mejor es ser estudiante, ya que con el carnet de la universidad el transporte es gratuito en todo el Bundesland.

7. El silencio en los ascensores no es incómodo

Un alemán medio no te hablará en el ascensor, pero no te preocupes por eso. Como ya he dicho, son gente hablan solo si tienen algo que decir, y no se andan con tonterías. Ellos no están incómodos si no hablan en un espacio pequeño ¿Por qué vas a tener que estarlo tu?

8. Queda con tus amigos una semana antes

Digo una semana pero podrían ser dos o más perfectamente. A los alemanes les gusta tenerlo todo planificado, sobretodo los fines de semana. Muchas veces he intentado quedar con amigos alemanes y me han dicho que ya tenían planes para aquel día, con lo que ya ni me planteo proponer algo para el día siguiente. Lo peor de todo esto es que ahora cuando algún amigo español me salta con una cerveza espontánea se me cruzan los cables.

9. Las gestiones se hacen por teléfono

El e-mail es un ser mitológico cuando a gestiones se refiere. Puedes enviar tantos como quieras que en la mayor parte de los casos no te serán contestados. Al final te vas a acostumbrar a llamar directamente; pese al miedo inicial aprenderás que es lo más rápido y cómodo.

10. En una sauna se está en pelotas

Si te apuntas a un gimnasio y este tiene sauna, es muy posible que cuando entres te encuentres con que la gente no lleva bañador ni ropa interior. Y además, también te vas a encontrar con que no hay separación entre sauna de hombres y mujeres. No pasa nada, suelen ir a su bola y no mirar a la gente de al lado. Te acabarás acostumbrando.


Hasta aquí el artículo de hoy!

¿Qué os ha parecido esta lista? ¿Conocíais estos aspectos de Alemania? ¿Añadiríais algo más? Dejad vuestro comentario a continuación con vuestra opinión, que seguro que el post puede aliñarse con un montón de anécdotas vuestras.

Si os ha gustado este post, clickad aquí para suscribiros; es un momento y así no os perderéis ninguna publicación!

Hasta la próxima!