El huso horario en España lleva siendo un tema de debate desde hace bastantes años. Es evidente que este país no se encuentra en la zona que le correspondería, y eso se puede ver simplemente cuando se observa un mapa de los husos horarios actuales.

Sin embargo, España no es el único país que se encuentra fuera de su zona horaria ideal. Tampoco es fruto de la casualidad, sino que tiene mucho que ver con los procesos históricos del país. Hoy quiero explicarte a qué debemos nuestro horario actual y por qué España tiene una hora más de la que debería.

La hora del Meridiano de Greenwich

Hagamos un poco de memoria. Y es que el tipo de horario actual tiene sus raíces en el siglo XIX. Standford Fleming fue el inventor del horario UTC (Tiempo Universal Coordinado). La idea detrás de esta organización del tiempo era establecer un horario universal en el mundo entero.

Lo más importante para Fleming era que el mediodía solar coincidiera con las 12h. De este modo, la mitad del día coincidiría siempre son el sol en su máxima altura. Así se estableció en todo el mundo, y España obtuvo el mismo huso horario que Portugal, Francia y el Reino Unido. Éste era el horario GMT +1, una hora menos que en Berlin.

La hora en Alemania respecto a España en 1884 estaba una hora adelantada. Es decir, que España cohabitaba en el mismo espacio horario que hoy en día tienen Londres y Lisboa. Y te preguntarás, ¿Por qué ahora ya no es de este modo? Continúa leyendo.

¿Desde cuándo seguimos el huso horario actual?

El cambio horario se origina en 1940, cuando la Segunda Guerra Mundial se inició. Los países al oeste de Europa cambiaron sus horarios para estar sincronizados con Alemania. Pero aunque varios países hicieran lo mismo, los motivos eran muy distintos entre sí.

El primero en cambiar los husos horarios fue Francia, y no lo hizo de buena gana. Hitler ocupó Francia, con lo que decidió que debía seguir el mismo horario que Alemania. Este hecho fue curioso, porque solamente se cambió el horario en la mitad del país que estaba ocupaso. Esto quiere decir que Francia durante los años de la guerra estaba en dos husos horarios distintos.

El Reino Unido, en cambio, modificó su zona horaria por temas estratégicos. Era mucho mejor tener el horario alemán para poder organizar campañas militares bien sincronizadas. Distintos husos horarios podían llevar a terribles confusiones, con lo que esta era la opción más sensata.

Aunque España no se encontraba dentro de la Segunda Guerra Mundial, el dictador fascista Francisco Franco decidió entrar a formar parte del cambio. De este modo, el huso horario español pasó a seguir el ritmo de Alemania de un día para otro. Esta decisión se tomó por la simpatía que tenía el dictador de España con Hitler. El fascismo y el nazismo eran ideologías hermanas, con lo que no es de extrañar que el Caudillo quisiera estar alineado con el Führer en todos los sentidos.

Este cambio tenía que ser temporal, y se anunció como algo que no se transformaría en definitivo. Sin embargo han pasado ya casi 80 años desde entonces y la zona horaria de España continúa siendo errónea.

Qué hora debería tener España

Esta irregularidad significa que la hora solar en España es errónea, encontrándose el sol en el punto más alto a las 13h en vez de a las 12h. Esto hace que los españoles almuercen y cenen a una hora muy distinta de el resto de países europeos.

Pero este no es el único problema, sino que se produce un desequilibrio en la luz que a veces llega a ser impresionante. En Galicia, por ejemplo, hay momentos en el año que el sol llega a salir a las 9 de la mañana. Este desorden hace que nuestro cuerpo no se sincronice con la hora natural, llegando a crear estrés y malestar.

Además, el hecho de que la hora solar no coincida con la oficial provoca que los horarios de los españoles sean caóticos. Volver a la hora que al país le corresponde supondría una mayor posibilidad de conciliar la vida laboral y la privada. También se daría una mayor posibilidad al descanso nocturno, resultando una mayor salud en los españoles que afectaría a la productividad del país.

No obstante, España no es el único país que se encuentra en esta situación. Francia decidió voluntariamente no volver al horario fijado antes de la Segunda Guerra Mundial, y lo mismo hicieron Holanda y Bélgica. Claro que estos países se encuentran más al este y estos desórdenes en el horario solar no son tan evidentes.

Desde hace ya algunos años se debate en als esferas políticas si debería cambiarse el huso horario y volver al anterior al franquismo. Pero, como todo en este país, no se juzga solamente que franja horaria tiene España. Sino que este debate está repleto de matices políticos e ideológicos. Así que más nos vale tener paciencia, porque este debate tiene pinta de durar para rato.