La Navidad en Alemania se celebra de una manera muy distinta a la española, según mi punto de vista. Aunque es verdad que, al ser extranjera, no tengo relación con lo que sucede dentro de las familias en Navidades, sí que puedo percibir cómo se vive en las calles. Y es que Alemania en Navidad se transforma completamente. Las calles están iluminadas con luces y los mercadillos llenan la ciudad de alegría, música y olores a comida callejera.

Yo personalmente me he vuelto a enamorar de la Navidad desde que estoy en Alemania. Y eso que las Navidades en sí las paso en Barcelona, con mi familia, pero igualmente el espíritu navideño en este país empapa todas las cosas desde el principio de Adviento.

Cómo se celebra la Navidad en Alemania

Por la sensación que yo he tenido estos últimos cuatro inviernos, la Navidad se celebra de un modo algo distinto en Alemania que en España. Es decir, que mientras en España le damos mucha importancia a los días que van del 24 de diciembre hasta el 6 de enero, en Alemania lo que celebran más es el Adviento.

De cara a los días de Navidad en sí, en Alemania se celebra la noche del 24 de diciembre, el 25 de diciembre y el 26 de diciembre. Estos son los días más importantes y una vez terminado el segundo día de Navidad se dan por concluidas las fiestas. Sí que es cierto que se celebra Fin de Año, pero a diferencia de España esta no es una celebración familiar. Los alemanes llaman a esta noche Silvester, y lo más habitual es juntarse con los amigos y mirar los fuegos artificiales.

Costumbres y tradiciones alemanas

El Adviento es un período de paz y contemplación que precede la Navidad. Es desde el primero de diciembre que se empieza a hacer una cuenta atrás para saber los días que quedan para que nazca el niño Jesús. De aquí vienen los calendarios de Adviento, en los que hay una ventanita cada día antes de la Navidad donde se irá descubriendo una chocolatina o un pequeño regalo.

En mis stories de Instagram os mostré la gran variedad de calendarios de Adviento que se venden en los supermercados alemanes. Pero finalmente nosotros decidimos hacerlo a mano, con lo que os dejo aquí la fotografía del resultado. Quisimos hacer una especie de caramelos en los que dentro pondríamos regalos para toda la familia. Es decir, que en cada caramelito hay dos bombones y un pequeño premio para Klein, nuestro gatito.

View this post on Instagram

¡Mañana empieza el Adviento! 🌸 Es tradición en Alemania tener un calendario de Adviento para llevar la cuenta atrás a la Navidad. 🌸 Éste consiste normalmente en un tablón con 24 ventanitas. Cada día abres una y te encuentras una sorpresa, normalmente de chocolate. 🌸 Nosotros hemos decidido hacer un Adventskalender DIY. Así que lo hemos hecho nosotros mismos. 🌸 Dentro de estos caramelitos hay una sorpresa para todos los miembros de la familia 🧑🏻👩🏼🐱. 🌸 Tienes todos los detalles en stories 👆👆👆 🌸 Y tú, ¿ya tienes calendario de adviento? 🌸 🌸 #alemania #adviento #diciembre #navidad #dulces #chocolate #nikolaus #expat #expatlifestyle #vivirenalemania

A post shared by Düsseldorf lleva Umlaut (@dussllevaumlaut) on

Además del calendario de Adviento, otra de las tradiciones alemanas es la corona de Adviento. En alemán se llama Adventskranz y consiste en una corona circular hecha de ramas y hojas en las que se colocan cuatro velas. Estas velas deben encenderse cada domingo antes de Navidad. De este modo, las familias alemanas traen la cuenta exacta de las semanas que quedan hasta la llegada de la Navidad.

Alemania en Navidad

Otra de las tradiciones de Alemania más queridas es el día de Sankt Nikolaus. Este día se celebra el 6 de diciembre y consiste en que este santo va a la casa de los niños a dejarles chocolate y pequeños juguetes. Toda la familia tiene que dejar los zapatos en la puerta de la casa, de modo que Nikolaus pueda dejar sus regalos en ellos.

El árbol de Navidad es también algo muy típico de la Navidad en Alemania. Y es que es super normal tener un árbol natural dentro de casa que preside el salón decorado con pequeños detalles que la familia va comprando año tras año. Los regalos del día de Navidad los deja Weihnachtsmann (Papá Noel) o Christkind (El angelito que hay guardando el belén donde nació Jesús).

La comida, como no podría ser de otra forma, también es algo fundamental en las Navidades alemanas. Y es que desde septiembre ya puedes encontrar dulces navideños en todos los supermercados. Los dulces más típicos son los Lebkuchen, Spekulatius, Stollen y Plätchen. Pero hay muchísimos más y todos están increíblemente buenos. En los mercadillos de Navidad se pueden probar y comprar muchos de estos dulces, así que te animo mucho a que los visites.

Pero además de lo que se puede comprar, en Alemania es muy típico hacer pasteles en casa. Sí, es algo que se hace todo el año, pero en Navidad especialmente. De hecho, mi profesora de alemán se sorprendió muchísimo cuando le conté que en España los postres los compramos y allí nadie hornea pasteles ni galletas como algo típico. Es curioso; nosotros lo que hacemos es pasarnos horas cocinando platos muy elaborados y en Alemania en cambio es más importante que la repostería sea casera. Claro que en cuanto a platos principales tampoco se quedan cortos.


¿Tú has vivido la Navidad en Alemania? ¡Cuéntame como ha sido tu experiencia en los comentarios!