Vuelve una nueva edición de Radar Expat. Esta vez me vuelco en la cultura para presentaros a la cantante alemano-asturiana Fee Reega * aplausos efusivos *.

No es la primera vez que acojo en el blog a artistas que viven en el extranjero. Ya lo hice con Fátima Casaseca y con Belén C. Díaz. Ambas son escritoras, y hoy he querido dar un paso más allá y entrevistar a una cantante que admiro muchísimo, Fee Reega. Ella es alemana y reside actualmente en España.

Fee Reega

Voy a empezar presentándola, para quiénes no la conozcáis todavía. Fee Reega nació en Balingen y se mudó a Berlin cuando tenía 18 años. En la gran ciudad se movió para formar parte de la escena musical berlinesa, pero había algo que no le terminaba de encajar.

Enamorada de Asturias, decidió mudarse a esta preciosa tierra. Ahí pudo conocer a muchos músicos con los que ha estado trabajando durante muchos años. Ella misma cuenta que no tenía un basto conocimiento musical cuando empezó a cantar, pero que lo hizo porque algo le movía por dentro. Tener la oportunidad de tocar con profesionales le brindó el conocimiento que necesitaba para dedicarse a esto.

Fee Reega ha hecho el viaje inverso a muchos de nosotros. Ella viene de Alemania y vive en España. Y de hecho, utiliza el español para cantar y escribir, cosa que yo personalmente admiro muchísimo. No es fácil dominar un idioma extranjero de este modo, ni tampoco lanzarse a hacerlo. Así que ante esto de verdad que me quito el sombrero.

La música de Fee Reega

Habla de su música como "Folk Freudiano". Es un término que ella misma ha acuñado, ya que sus piezas son como pequeños sueños que te cautivan. Fee Reega ha buscado siempre un sonido con el que sentirse identificada, alejada de lo más comercial. La libertad artística es para ella lo primordial, con lo que no deja de lado su necesidad creativa por un sonido mainstream.

La mayoría de sus obras, como su último disco "Sonambulancia", están hechas en español. Sin embargo, si te interesa escuchar algunas de sus obras en alemán, visita esta página. Ahí puedes encontrar también el resto de su discografía. Espero que te guste tanto como a mí.

Entrevista a Fee Reega

Primero de todo, muchísimas gracias por estar hoy aquí. Sé que tienes una agenda muy apretada y agradezco de corazón que hayas encontrado un hueco para nuestra comunidad.

•   A muchos hispanohablantes en Alemania que trabajamos con el lenguaje nos da miedo dar el salto a trabajar en alemán (y me incluyo). ¿Cómo vives tú la experiencia de escribir y cantar en una lengua aprendida? ¿Qué consejos darías a aquellos que no nos atrevemos a hacerlo?

Puedo comprender ese miedo, y obviamente no para todo el mundo esa experiencia es igual. En mi caso, yo no tenía nada que perder. Elegí España para mi año de Erasmus porque no conocía a nadie ahí y me apetecía empezar de cero. Como nadie me conocía y yo a nadie, sentí mucha libertad para reinventarme. Cuando empecé a traducir mis textos del alemán al castellano, también sentí en mi favor algo que llamamos “Narrenfreiheit” – la libertad del loco. Significa más o menos que ya que eres una figura que nadie toma en serio o entiende, tienes la libertad de decir y hacer lo que quieres. Por supuesto no todo el mundo va a otro país en las mismas condiciones y en mi caso fue una situación privilegiada porque pensaba que iba a quedarme un rato y volver a Alemania. No me esperaba que al final me sentiría más a gusto aquí que en mi propio país.

Para mí sobre todo es importante tener en cuenta que en la música y en la poesía las mismas cosas siempre se pueden expresar de muchas maneras. En alemán describía mis pensamientos y sentimientos de forma más compleja. Al escribir en otro idioma, con tantas limitaciones, me obligué a buscar la esencia de lo que quería decir, y encontré un estilo más simple, que creo que me pega más.

Pienso que el consejo que puedo dar es no intentar escribir como alguien que ha nacido con ese idioma, sino estar consciente de las ventajas que uno tiene a veces aprendiéndolo ya de adulto, y en el camino de ese aprendizaje fijarse en cosas que igual los nativos no son capaces de ver ya. Creo que es similar como cuando los adultos les tienen envidia a los niños por su inocencia. Esa inocencia que tenemos como extranjeros en un nuevo idioma a veces se puede aprovechar y contribuir algo a un idioma que puede ser sorprendente y atractivo para los nativos.  

•   ¿Fue una buena elección vivir y trabajar en Berlin? ¿Crees que un músico (o artista en general) hispanohablante tendría buenas oportunidades allí?

La verdad es que no lo sé muy bien y si tendría que elegir, diría más bien que no. Aunque siempre depende para qué. Si quieres ir a tener experiencias, inspirarte y conocer la ciudad y la gente, totalmente. Si además no tienes necesidad de encontrar un trabajo inmediatamente, mejor.

Pero como muchas ciudades grandes, no es un sitio fácil para empezar y es muy difícil conseguir buenos trabajos como músico. Conozco gente que lleva años ahí tocando y no consigue salir de tocar en los mismos bares para veinte personas. No sé muy bien cómo funciona la industria musical en Alemania, pero lo veo bastante difícil. Aún siendo de ahí, en algún momento perdí un poco las esperanzas de conseguir subir de nivel ahí, y probablemente no habría sido posible para mí profesionalizarme ahí. Pero es difícil hacer declaraciones generales sobre eso porque cada músico es un mundo y tiene sus circunstancias individuales. A nivel creativo es una ciudad increíble que es inagotable en formas de inspirarte.

•   En tu música hay una gran inspiración por la música popular asturiana. ¿Te inspiras también en la música popular alemana?

Me hace gracia la pregunta. Por un lado, tampoco me inspiro tanto en la música popular asturiana, aunque me gusta ir al concurso de tonada a escuchar a la gente cantar, y a veces apunto frases que me parecen bonitas.

Por otro lado, en Alemania el percal está un poco distinto. Existe la música tradicional, más antigua, la de los campesinos y la gente de pueblo, que aunque no creo que me haya influenciado demasiado, sí que me gusta, y en el caso de mi región, Schwaben, tiene bastantes paralelas con la asturiana. Y luego está el Schlager, que es la forma más contemporánea (o mejor contemporara) y hortera, que además ahora en Alemania está viviendo una subida gigante, incluso entre la gente joven. Ese tipo de música me parece horrible y preocupante, pero aún así me puede aportar algo porque a veces te ayuda a entender qué le interesa a la gente. En menos palabras: creo que todo tipo de música puede ser una inspiración, o por lo identificado que te sientes con ella o por lo poco identificado.

•   ¿Existe una música popular característica de la zona sur-oeste de Alemania, de donde procedes?

Sí, y como ya mencioné, tiene cosas en común con la asturiana. Los instrumentos – se toca también la gaita -, los trajes y los bailes. Mi hermano Dorian solía bailar en el grupo de baile regional, que también hizo visitas a Asturias y Galicia en ocasiones.

Creo que esa parte de la tradición es muy importante y bonita y es fascinante cómo tan distintas culturas se parecen, al proceder de la misma clase social. Nunca tomé mucha parte en ella, pero respeto mucho que la gente conserve esas tradiciones y espero en algún momento volver a aprender a cantar más canciones tradicionales, tanto de mi zona como asturianas.

•   Muchos extranjeros en Alemania buscamos música en alemán para empaparnos del idioma y cultura, pero nos chocamos con lo más mainstream que suena en la radio. ¿Qué grupos de la escena indie alemana nos recomendarías?

Solía tener una lista para pasar recomendaciones a gente que estaba aprendiendo. No la encuentro ahora, así que daré una selección de distintos estilos:

A mí me gustan mucho las letras del grupo Element Of Crime, de Berlin. Aunque el nombre está en inglés, la mayoría de sus letras están en alemán y son muy bonitas. Luego hay un grupo de garaje, también de Berlin, que se llaman Chuckamuck, y que tienen unos directos muy divertidos.

Otros grupos más míticos que también me gustan son Einstürzende Neubauten (mi grupo favorito, pero no es para todo el mundo), Die Sterne o Tocotronic.

Y el otro día, tocando con mi otro proyecto CAPTAINS en Stuttgart conocimos al cantante de Die Nerven, grupo que también puedo recomendar, sobre todo por los textos.

Hay que buscar un poco, no es tan habitual como en España que la gente cante en su idioma, pero fijándose un poco en los carteles de festivales de indie menos comerciales como el Immergut, el Haldern Pop o el Mamallapuram, y leyendo revistas como Intro, se pueden descubrir bandas interesantes del momento.


De nuevo, muchas gracias, Fee, por dedicarnos tu tiempo. Ha sido muy interesante leerte, tanto desde el punto de vista artístico como el humano. Siempre es enriquedor conocer a aquellos que han trazado el camino inverso al nuestro. Alles gute y ¡hasta la próxima!