Día de la unidad alemana: 3 de Octubre

Muy buenas!

Esta semana os traigo un post algo especial, y es que conmemoramos el nacimiento de la Alemania actual hablando de la reunificación[1] de este país. En este post, donde os explicaba la impresión que tuve de Berlín, ya os hablé de su historia reciente. Hoy quiero concentrarme en el hecho de la reunificación, ya que es el foco de la fiesta nacional. Sin embargo, si os interesa aprender más cosas respecto al período precedente (o a cualquier momento histórico) me lo podéis hacer saber y hablaré de ello encantada.

Efectivamente, hoy 3 de octubre es el día de la unidad alemana (Tag der deutschen Einheit), ya que se celebra el aniversario de la entrada en vigor de la reunificación, teniendo lugar el 3 de octubre de 1990. El hecho de haber elegido este término por encima de “día de la reunificación” dice mucho de las intenciones del país, así como de su historia. La voluntad de los territorios germanos hacia permanecer unidos viene de muy lejos. Ya en tiempos de Carlomagno se buscó unidad entre territorios divididos, y a lo largo de la historia estas tierras unidas por una lengua común se han ido dividiendo y reencontrando en un gran número de ocasiones. Fue Bismarck en el siglo XIX quien llevó unidad a un territorio un tanto distinto a la Alemania actual, Hitler quién ocupó los países vecinos y los ganadores de la segunda guerra mundial los que la ocuparon y dividieron de nuevo. El 3 de octubre de 1990 nace un país nuevo. El término reunificación hace referencia a aquella unidad antigua, y aunque los límites del país actual sean distintos, el foco de atención es el hecho que los pueblos germanos permanecen de nuevo juntos. Se celebra la unidad alemana como recordatorio de la voluntad a no volver a estar divididos. Las celebraciones tienen cada año lugar en Berlín y en otra ciudad que va variando cada año. Esta vez le toca a Dresden acoger el festival.

Las dos Alemanias

Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, y postulándose Alemania como perdedora, los ganadores definieron cuáles debían ser los límites de Alemania. De este modo, el Reino Unido, Francia, USA y la URSS ocuparían territorio alemán y Polonia adheriría a su territorio lo que había sido Prussia. Fue así como nacieron la RDA (República Democrática Alemana) en el este y la RFA (República Federal Alemana)[2] en el oeste.

las dos alemanias
Alemania dividida

Con el inicio de la guerra fría esta división dio pié a la fractura ideológica entre comunismo y capitalismo. Como la parte oriental del territorio había quedado en manos de la Unión Soviética, se implantó una estructura de estado comunista en la misma. La parte occidental, en cambio, estaría regida bajo mandato capitalista, ya que los propietarios del territorio eran Francia, el Reino Unido y USA. Hasta aquí todo bien, pero resulta que Berlín quedaba en territorio soviético, y como os imaginaréis los aliados no tenían ninguna intención de otorgar gratuitamente la capital. Por este motivo se accedió también a una repartición equitativa de la ciudad.

berlín dividido
Berlín dividido

Con el tiempo, las tensiones entre los bandos de la Guerra Fría fueron aumentando, y fue este el motivo que impulsó a la RDA a construir un muro que dividiera la ciudad en dos, aislando de este modo la zona occidental berlinesa que se situaba geográficamente en territorio de la RDA.

Caída del muro de Berlín: die Wende

La noche del 9 de noviembre de 1989 cae el muro. Ya hacía un tiempo que se celebraban protestas pacíficas en contra del mismo, y fue ese día cuando se dieron órdenes de derribarlo. Este proceso se conoce en alemán como die Wende (el cambio) y se refiere a lo que culminó con el derribo de un límite que se creía imposible de eliminar. Se dice que las protestas pacíficas que precedieron este cambio hicieron reflexionar al gobierno, pero tenemos que tener en cuenta que la URSS ya había perdido la Guerra Fría, y que de lo contrario el muro posiblemente no habría caído, o que de haberlo hecho toda Alemania hubiera pasado a formar parte de la RDA y no al contrario.

caída muro de berlin

Recuerdo el día en que mi profesor de alemán me explicó su experiencia: él era pequeño y su madre le llamó para que fuera a ver lo que estaban mostrando por la tele. Nadie podía creer que el muro estuviera cayendo, era algo fuera de la mente de la población. Aquél día en clase había un chico coreano, y para que nos pusiéramos en situación mi profesor le preguntó: ¿Te imaginas que las dos coreas se unificaran hoy? Su cara de desconcierto lo dijo todo.

Tratado dos más cuatro

Pero no todo acaba con la caída del muro, eso es solo el inicio. Una vez se vio la voluntad tanto popular como política de romper fronteras, se tuvo que actuar al respecto y buscar un acuerdo. Como ya os he explicado, Alemania por aquel entonces no tenía soberanía propia, sino que dependía de los que habían ocupado el territorio en 1945. Fue así como los cuatro líderes aliados y los cancilleres de las dos Alemanias decidieron reunirse en Moscú para llegar a un acuerdo.

tratado dos mas cuatro

La situación era tan convulsa que nadie sabía cuál sería el resultado de la reunión. Por una parte, los países ocupantes no querían perder sus privilegios respecto al territorio alemán, y por otra se temía que Alemania recuperara la actitud de superioridad que había perjudicado Europa en el pasado. Margaret Tatcher era quien más desconfiaba, y por ese motivo las otras partes intentaron esconderle la decisión hasta último momento.

puerta de Brandenburgo

Finalmente se llegó a un acuerdo y los países ocupantes tuvieron que ceder ante una Alemania que entró a formar parte de la OTAN, siendo las tropas soviéticas del este retiradas. Para que la creación del país fuera aceptada internacionalmente, el canciller Helmut Kohl tuvo que asegurar la estabilidad tanto política como financiera del mismo. El símbolo de la unificación fue la imagen de los jefes de las dos Alemanias cruzando conjuntamente la puerta de Brandenburgo.

Alemania reunificada: el reto

Una vez firmado el tratado, la RDA pasó a formar parte de la República Federal Alemana (nombre oficial del país hoy en día) y poco después la capital que hasta la fecha había estado en Bonn se trasladaría a Berlin de nuevo. La decisión ya estaba tomada y ahora había que asumir las consecuencias, y es que el este y el oeste tenían una diferencia abismal respecto a su economía.

Las diferencias económicas propiciaron que muchos de los habitantes del este emigraran al oeste. Este fenómeno duró bastantes años y se dice que desde el 2012 la situación se está estabilizando. La voluntad de unidad de la que os he hablado al principio fue el motor que sirvió para allanar el terreno y buscar el consenso entre las dos partes.

Alemania en la actualidad

La experiencia de la reunificación fue muy distinta para los habitantes del este y del oeste respectivamente. Por una parte, los habitantes del territorio ex-socialista ganaron en libertades, pero también tuvieron que adaptarse a un estilo de vida rápido, competitivo e individualista al que no estaban acostumbrados, mientras que la otra mitad del país continuaba igual que antes. Para el oeste la reunificación fue un evento puntual, mientras que para el este fue el acontecimiento de sus vidas. El cambio desencadenó un sentimiento de no-pertenencia y de falta de identidad; muchos escritores de la RDA, como Volker Braun, explican que se sintieron de golpe extranjeros. Esto es la base de lo que se llama Ostalgie, un juego de palabras entre Ost (este) y Nostalgie (nostalgia). Este término representa la añoranza a un país y a un estilo de vida que desapareció de la noche a la mañana. Paradójicamente, en los últimos años se ha empezado a hacer merchandising con productos de la antigua RDA, así como camisetas y todo tipo de símbolos.

Ostalgie

Mentiría si dijera que las diferencias entre el este y el oeste son cosas del pasado. En la zona oriental existe una mayor tasa de desempleo, y los sueldos son más bajos que en la parte occidental. A nivel político también existen diferencias, ya que en el territorio antiguamente comunista el partido de izquierdas die Linke tiene más poder. Curiosamente, es también en el sector oriental donde han surgido movimientos ultraderechistas que culminan en el partido político AfD (Alternative für Deutschland), fuerza que este año parece estar posicionándose dentro del parlamento por primera vez.

En definitiva, Alemania está actualmente unida tanto a nivel geográfico como en sentimiento de pertenencia. Pero todavía persisten diferencias, aunque parecen irse diluyendo con los años gracias a la voluntad de unidad de sus habitantes.


Hasta aquí el artículo de hoy!

Espero que hayáis disfrutado leyéndolo y que hayáis aprendido cosas nuevas. A mi me encanta este tema, de modo que si queréis que profundice más sobre algún aspecto en concreto solo me lo tenéis que decir. ¿Conocíais el motivo de celebración de la fiesta nacional alemana? ¿Habéis experimentado alguna diferencia entre el este y el oeste de Alemania? ¿Creéis que me he dejado algún dato importante en el tintero? Dejad vuestro comentario, que ya sabéis que quiero saber vuestra opinión y crear debate.

Si os ha gustado este post, clickad aquí para suscribiros; es un momento y así no os perderéis ninguna publicación!

Hasta la próxima!



  1. Es muy importante diferenciar entre “reunificación” y “unificación” alemana. La segunda tuvo lugar en el siglo XIX, cuando Bismarck unificó todo el territorio germano en un solo país, mientras que la reunificación hace referencia al siglo XX, con la caída del muro de Berlín y la creación de la Alemania actual. ↩︎

  2. He utilizado los términos en español para no cambiar de idioma. Los nombres originales son: DDR (Deutsche Demokratische Republik) para la RDA y BRD (Bundesrepublik Deutschland) para la RFA. ↩︎

Alba C. Coll

Read more posts by this author.