5 cosas que no me gustan de Alemania

Hola a todo el mundo!

La semana pasada os hablé de las cinco cosas que más me gustan de Alemania, y esta vez os traigo las cosas que menos me gustan. A diferencia del post anterior, tengo que reconocer que me ha costado mucho reunir los cinco puntos, de modo que seguramente no habrá continuación. Creo que es algo bastante positivo, por eso.

No he querido entrar en obviedades, con lo que me ahorraré despotricar de la burocracia y del tiempo. La primera obviamente es un grano en el culo, y la segunda sinceramente no me molesta demasiado. Algún día escribiré un artículo para romper algunos de los tópicos sobre el tiempo Alemán. Pero bueno, todo llegará, ahora vayamos a lo que nos interesa hoy.

1. Matrimonio VS Pareja de Hecho

Ante todo, tengo que reconocer que no domino este tema porque no me interesa casarme, por lo que si veis que digo alguna barbaridad os pido que la corrijáis. Pero bueno, lo intentaré de todos modos. Por lo que he oído, casarse en Alemania aporta bastantes beneficios, sobretodo a nivel económico. En Alemania existen distintas clases de impuestos según el estado civil de cada uno, y cuando una pareja decide casarse pueden pagar mucho menos de lo que pagarían estando solteros.

Hasta aquí bien. Lo que me molesta es que el estado empuje a la gente hacia el matrimonio por motivos económicos, de modo que acabe siendo lo más normal y todo el mundo opte por casarse, dejando en un segundo término y como algo simbólico la pareja de hecho (Lebenspartnerschaftsgesetz), que se aplica mucho más en otros países como Francia. Con esta última, la pareja no dispone de tantos beneficios como con la primera, algunas de las diferencias es que cuando uno trabaja y el otro no, el segundo no puede disfrutar del sistema sanitario público (algo bastante básico), o que en caso de defunción no se obtiene pensión alguna. Y el motivo por el que me desagrada completamente este tema es que el matrimonio es considerado, efectivamente, la unión entre personas de distinto sexo. De este modo, el Lebenspartnerschaftsgesetz queda relegado como premio de consolación a aquellos que deseen unirse legalmente a alguien de su mismo género. Cuándo me enteré de esto último me sentí orgullosa de mi país por primera vez en mucho tiempo.

2. Pintar las paredes antes de irse de un piso

Parece una tontería, pero es un coñazo. Resulta que cuando uno se cambia de piso en Alemania tiene que avisar con tres meses de antelación al propietario o buscar a alguien que quiera alquilar el piso. Lo que más se estila es la segunda opción, generalmente porque el piso debe estar completamente vacío en el caso de entregárselo al propietario. Esto significa que se tiene que sacar hasta la cocina. Si se encuentra un inquilino, en el caso de que se alquile el piso sin amueblar (que es en la mayoría de los casos), se le pueden vender los muebles, pero legalmente todavía se tienen que dejar las paredes blancas e impolutas. Es decir: tienes que pintar por cojones.

Tengo que decir que nosotros nos hemos salvado de esto -lágrimas de felicidad-, y es que si la persona que vaya a vivir en tu antiguo piso está de acuerdo con que se quede como está no es necesario que lo hagas, pero es algo que queda entre vosotros. ¿Maneras de escaquearse? Pues yo os diría que intentéis no ensuciar demasiado las paredes mientras vivís en vuestro piso, busquéis a alguien que tenga prisa por mudarse y escojáis al candidato o a la candidata que menos pegas os ponga en las visitas. Si aún así no lo conseguís, os diría que le rebajarais al precio de los muebles lo que cueste un pintor. Al fin y al cabo seguro que lo hará mejor que vosotros (mejor que yo seguro).

3. Como se administran las oficinas de empleo

Esta explicación es un poco complicada. En Alemania existen dos oficinas de empleo, la primera se llama Agentur der Arbeit y es para aquellas personas que han estado trabajando y se han quedado en el paro, con lo que cobran una ayuda y la oficina les facilita encontrar un nuevo trabajo. La segunda oficina se llama Job Center y está al servicio que aquellos que o bien llevan tanto tiempo sin trabajar que se les ha agotado la prestación por desempleo, o bien no han trabajado nunca en Alemania. Sea como sea, esta institución proporciona una renta básica y ayuda a encontrar trabajo.

Hasta aquí todo muy bien, ¿pero qué pasa si formas parte de la Unión Europea, resides en Alemania (y por lo tanto tienes derecho a ser atendido por estas instituciones) pero no cobras ninguna ayuda? Pues que te envían de una institución a la otra. Explicaré mi experiencia: Primero de todo fui al Agentur der Arbeit para informarme de como tenía que buscar trabajo, ya que como ya expliqué en un post anterior el funcionamiento es muy distinto. En esta oficina me atendieron bien, pero me dijeron que lamentablemente como no cobraba ninguna prestación debía ir al Job Center. Intenté pedir hora en este centro, pero me dijeron que fuera directamente, con lo que tuve que esperar dos horas antes de que me recibieran. Una vez me atienden, sin hacerme ninguna pregunta respecto mi situación recogen mis datos, me dan una serie de papeleo y me dicen que me espere en otra sala. Cuando por fin me reciben en la siguiente cámara me atiende una mujer muy desagradable que cuando le digo que no tengo trabajo me empieza a soltar que no me pueden dar ninguna ayuda porque no llevo 5 años viviendo en Alemania, que debería ganarme la vida trabajando igual que todo el mundo. Le pregunto que qué tengo que hacer para que alguien me ayude para ello y me dice que me vaya a la Agentur der Arbeit. En lo que yo entro en desesperación absoluta.

Sinceramente, no continué investigando para obtener la ayuda que me mencionó, pero por lo poco que he leído al respecto deberían habérmela concedido, y por lo tanto ayudarme a encontrar trabajo. Porque todo miembro de la Unión Europea no debe haber estado cinco años en Alemania sino tres meses para que le concedan la Hartz IV. Prácticas como estas son ilegales, de modo que si se tiene el estómago suficiente, se puede luchar por ella y conseguirla (Aquí os dejo un post dónde se explica muy bien este asunto).

4. Las Probestunde

Este tema lo mencioné ya en mi post sobre como encontrar trabajo en Alemania, pero no me cansaré de enfatizarlo. Cuando uno busca empleo, ha hecho ya su entrevista y le ha gustado a la empresa, le llaman para hacer un día de prueba. En la mayoría de los casos estas horas no están remuneradas. Además, normalmente no tienen un solo candidato y están evaluando quién de todos es mejor.

Lo que acaba pasando es que los días de prueba se convierten en una especie de jornada laboral extraña en la que uno no ve ni un duro a final de mes. Se trabaja gratis, mal y con nervios. Si encima resulta que estás trabajando pero quieres cambiar de empresa, tienes que pedirte un día libre por cada día de prueba que vayas a hacer. Ya me dirás tu la gracia.

5. La disposición de los contenedores

Sí, la historia del reciclaje es muy bonita y suena muy bien. Sobretodo si tienes las herramientas suficientes y te lo facilitan, pero no es el caso. Explicaré primero como funciona la recogida de residuos en Alemania: En el sótano (Keller) de todo edificio hay un lugar dónde tirar la basura, que toda la comunidad utiliza y se recoge dos o tres veces por semana. Algunos edificios (según mi experiencia, los más modernos y de barrios adinerados) tienen también contenedores para el reciclaje, pero en otros (como el mío) no, y uno se tiene que desplazar hacia el contenedor más próximo, que de próximo no tiene nada.

Total, que reciclar es una obligación en este país, pero no en todas las viviendas es tan fácil ni tan cómodo hacerlo. A parte, para tirar algo relativamente grande como muebles, electrodomésticos y cosas por el estilo se tiene que llamar al Sperrmüll, que es un servicio de recogida de muebles que debe ser contactado especialmente para la ocasión. Yo ando muy confundida todavía con este sistema, y hay cosas que no sé muy bien dónde las debo tirar, como por ejemplo cojines, sábanas, toallas, maletas… ¡Que alguien me saque de esta duda, por favor!


¡Hasta aquí mi artículo de hoy! Espero que os haya gustado y lo hayáis pasado muy bien leyendo. Dejad vuestro comentario, ya que quiero saber vuestra opinión. ¿Os ha sorprendido lo que os he contado? ¿Qué os parecen estas cosas que a mi no me gustan de Alemania? ¿Os parezco una exagerada? ¿Creéis que tengo razón? ¿Que cosas no es gustan de este país o de allí dónde viváis? Muchas gracias por seguirme y estamos en contacto.

Si os ha gustado este post, clickad aquí para suscribiros; es un momento y así no os perderéis ninguna publicación!

Hasta la próxima!

Alba C. Coll

Read more posts by this author.