Hoy en el blog vengo con un tema que roza lo anecdótico y que proviene totalmente de mi propia experiencia. Se trata de algo que he aprendido buscando trabajo en Alemania y teniendo que hacer muchos trámites burocráticos.

La historia empieza en una tarde entre amigos, donde expliqué que estaba teniendo muchos problemas con la persona que me está atendiendo en el Agentur für Arbeit (oficina de empleo en Alemania), porque no me estaba ofreciendo información respecto a mi derecho a formación durante el desempleo y siempre que llego con información nueva me niega ayuda. Una amiga me dijo claro y contundente: tiene que presentarte toda negativa por escrito y no solamente eso, sino que añadió y tú tienes que pedirle toda información por escrito. Esta amiga tiene familia alemana, con lo que sabe perfectamente como funciona esta sociedad y cuáles son las normas en cuanto a las formalidades. Yo le creí -¡cómo no iba a hacerlo!-, y me tomé muy seriamente sus palabras. Lo que no era capaz de imaginar era la gran diferencia que había entre pedir algo oralmente o por escrito.

tramites-coche-alemania

Los trámites en Alemania, siempre por escrito

Empezaré por el principio. Como estoy explicando todo mi proceso de búsqueda de trabajo en Instagram, Ruth, autora del blog Mientras tanto en Alemania me recomendó una academia en Düsseldorf donde poder hacer Weiterbildung (formación para adultos). Yo le agradecí inmensamente la idea, porque mi Ansprechpartnerin (asesora) en el Arbeitsamt nunca me ha informado de tal cosa y realmente podría serme de mucha utilidad. Pedí hora en el centro, me hicieron una sesión de asesoramiento personalizada y acabaron recomendándome un curso en Online Marketing que se adaptaba perfectamente a mis necesidades. Lo único que me faltaba era hablar con mi asesora para que aceptara la financiación.

Temiéndome lo peor, me dirigí a la oficina de empleo. Cuando le expliqué la situación a mi asesora, me dijo inmediatamente que era imposible darme dicha formación. Y lo justificó diciéndome que necesitaba que una empresa certificara que me contrataría si concluyera estos estudios. Yo lo encontré bastante absurdo, pero tampoco descabellado teniendo en cuenta las rocambolescas normas alemanas. Así que, ante la duda, seguí el consejo de mi amiga a pies juntillas. Y le dije directamente: ¿Podría mencionarlo por escrito?. En ese instante le cambiaron el gesto y hasta el color de la cara. Se puso algo nerviosa y cogió el teléfono para consultarlo con una compañera. Cuando colgó me dijo que no puede denegarme esta ayuda si no solicito el financiamiento por escrito. Esto cobraba todo el sentido, con lo que le pedí un formulario. Pero cuál fue mi sorpresa cuando ella me dijo que no existía ningún formulario -En serio. Imposible que no haya un formulario para pedir algo en Alemania-, y que no podía proporcionarme información respecto a como tenía que solicitar la financiación para el curso. Se limitó a decirme que tenía que escribir una carta dirigida a la oficina de empleo solicitándolo.

tramites-alemania

Una vez salí de la oficina de empleo me sentí completamente descolocada. Así que envié un audio de WhatsApp a mi amiga contándole todo lo que me había sucedido. Tenía la sensación de que esta mujer me estaba tomando el pelo y no tenía muy claro qué debía hacer en aquella situación. Finalmente, mi amiga me recomendó que le escribiera una carta en formato PDF agradeciéndole toda su atención en nuestra charla. Y me dijo también que en aquella carta volviera a pedir información sobre el curso, ya que de este modo ella tendría que responder de manera oficial a mi solicitud.

Y esto fue lo que hice. Le mandé un correo electrónico con la carta en PDF firmada por mi misma, donde le pedía asesoramiento sobre la formación. Todo esto remarcando lo necesario que sería este curso para poder encontrar un trabajo indefinido para no tener que volver a la oficina de empleo jamás.

Ahora viene lo que me sorprendió. Y es que al cabo de unos días de mandar la carta, recibí una llamada de mi asesora en diciéndome que desgraciadamente no tiene suficiente conocimiento respecto a lo que le estoy pidiendo, y que del Weiterbildung se encarga otro departamento. Así, sin más. Sin citar lo que me había dicho en persona. ¿Por qué no me había dicho esto de buenas a primeras? ¿Por qué me había ocultado que existe un departamento encargado de estos asuntos? y, lo que más me descolocó, ¿Por qué me negó la formación en el primer momento, si ella misma reconoció más tarde que no era su tarea decidirlo?


Lo que quiero con esta historia es demostrarte la gran diferencia que existe en Alemania entre pedir las cosas habladas o por escrito. Cuando me dio el consejo mi amiga no me imaginaba que la diferencia fuera tan abismal.

Por eso mismo he querido compartir esta historia contigo, ya que es muy posible que por diversos motivos tengas que acudir a una institución alemana a solicitar cualquier tipo de trámite. Y también es muy posible que te lo denieguen sin tener razones fundamentadas. Así pues, quiero darte el mismo consejo que a mi me está ayudando tantísimo: pídelo todo por escrito, ya que de este modo te aseguras que la respuesta sea fiable. De lo contrario siempre será tu palabra contra la suya.


Por cierto, el proceso de solicitud del curso todavía no ha terminado y esta semana tengo cita con el departamento especializado. No te pierdas mis stories de Instagram, porque ahí iré comentándolo todo.