Muy buenas!

Esta semana vamos de visita a un pueblo muy pequeño al norte de Düsseldorf al que se puede llegar en metro desde el centro de la ciudad. Se trata de Kaiserswerth y vale mucho la pena visitarlo por su antiguo Palacio Imperial ya en ruinas y por el Palacio Kalkum (Kalkum Schloss). Es un lugar muy bonito y tranquilo por el que pasear en cualquier momento del año, pero como nosotros hemos estado allí en otoño, nos hemos encontrado con árboles dorados y rojizos.

Un paseo por la calle principal

Kaiserswerth tiene de entrada un nombre muy interesante, ya que se compone de la palabra Kaiser (Emperador) y Werth, una palabra que en Hochdeutsch[1] significa Inseln (isla). De este modo, su significado es "Isla del Emperador". Un nombre que rebosa humildad, vamos.

Kaiserswerth_plaza

De entrada Kaiserswerth es atractivo por su paseo principal, lleno de vegetación y pequeño comercio. Se respira tranquilidad entre sus casitas bajas con ladrillos a la vista y a pesar de ser un sitio alejado del centro de la ciudad, no le falta ambiente y se pueden encontrar distintas Brauerei y cafeterías de calidad, con lo que el visitante quedará satisfecho en todos los sentidos.

Kaiserswerth

Nosotros fuimos a una Brauerei llamada Zum Einhorn que nos pareció buenísima. Se puede disfrutar todo tipo de comida típica alemana y menú de temporada. Como a finales de octubre era temporada de mejillones, había todo un surtido de platos con este ingrediente (fresquísimo y venido del Mar del Norte). Cien por cien recomendable.

Zum Einhorn

El Palacio Imperial

Al lado del Rhein se encuentra el antiguo Palacio Imperial, actualmente en ruinas pero que tuvo una grandísima importancia en su momento. Su construcción empezó en el siglo XI, y se eligió este punto concreto por estar junto a un gran meandro del río y en la mitad de un camino romano que llevaba de Xanten a Neuss. Esto se traduce en una enorme posición estratégica, algo obviamente muy importante para una construcción de este tipo.

El Palacio padeció diversas inundaciones y otros problemas como explosiones en su interior que destruyeron parte de la estructura, y durante la guerra de sucesión española del XVIII se destruyó por completo. El príncipe elector Joseph Clemens, propietario del Palacio en aquel momento, se posicionó a favor de Francia durante el conflicto, por este motivo las tropas de Brandenburgo, Holanda e Inglaterra (pertenecientes al bando contrario) bombardearon la fortificación hasta dejarla en ruinas.

Pfalz Kaiserswerth

La estructura quedó abandonada durante muchos años en los que sirvió de cantera para la construcción de otros edificios[2]. A principios del siglo XX pasó una cosa muy curiosa, y es que durante el tercer Reich se concibió el lugar como un punto de memoria histórica, y hasta se utilizaron las ruinas como sede de reunión para juventudes del partido de Hitler.

Años después de la finalización de la Tercera Guerra Mundial, en 1958, el pintor francés Georges Mathieu hizo una instalación artística entre las paredes desmoronadas del antiguo Palacio que culminaba con el arrollo al Rhein de los pinceles utilizados. Finalmente, en 1997 empezó un proceso de restauración que acabaría en 2001, dejando la estructura en el estado actual. El trabajo museográfico resultante está muy logrado, ya que se disponen por el recinto placas informativas que explican al visitante la función de cada una de las cámaras que lo constituían.

Skulptur Kaiserswerth

En los últimos años se han erigido las esculturas de Peter Schwickerath y Klever Turms. Ambas son de cobre y dialogan con la estructura de la que forman parte. También se llevan a cabo conciertos al aire libre, exposiciones de pintura relacionada con el antiguo Palacio y todo tipo de actividades culturales. Se puede consultar la programación aquí.

Schloss Kalkum

A una media hora del Palacio Imperial se encuentra otro palacio con un gran jardín de estilo inglés a su alrededor. Para llegar a él se tiene que caminar un poco por una zona residencial, pero es una delicia ya que está en medio del campo y se pueden ver grandes prados alrededor. Es una buena inyección de verde, eso está claro.

Kalkum

Este palacio se construyó entre los siglos XVIII y XIX. Se ideó bajo un estilo barroco, cambiando la planificación con el tiempo a un estilo clasicista más propio de los tiempos que corrían. La edificación se erigió con finalidades imperiales, disfrutando así de una gran importancia administrativa y gubernamental. Durante su historia ha sido disputado entre diversos poderes, pasando por manos francesas y austríacas. En el siglo XX, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, sirvió como residencia a una gran cantidad de refugiados que llegaron a Nordrhein-Westfalen. También se inició un plan de restauración del recinto con la finalidad de enseñar tareas de reparación a los mismos refugiados, así como a disminuidos psíquicos. Este programa servía para insertar en el mundo laboral a personas que de otro modo podrían tener un riesgo de exclusión social.

Schloss Kalkum

Una vez el conflicto de refugiados fue reduciéndose, las autoridades reflexionaron sobre cuál debería ser la utilidad del propio edificio. Se propusieron las opciones de escuela, residencia para personas con problemas psíquicos, estación de policía y escuela de bomberos. Finalmente se escogió la opción de archivo estatal. Actualmente el Palacio se utiliza para recepciones ocasionales del Ministerio de Cultura de Nordrhein-Westfalen y para eventuales exposiciones. Hace unos años nació una propuesta ciudadana proponiendo su apertura al público con finalidades culturales, pero la misma fue denegada. Actualmente se discute todavía su función y la decisión oscila entre dejarlo como archivo estatal o venderlo a manos privadas.

Actualmente está siendo reformado, con lo que no lo pudimos disfrutar en su totalidad. De todas formas a mí personalmente no me impresionó demasiado el palacio en sí, con lo que recomiendo más el de Benrath. Aún así, creo que vale la pena visitarlo, porque el jardín circundante es muy tranquilo y resulta un sitio ideal para un agradable paseo o una excursión en bicicleta.

Cómo llegar a Kaiserswerth?

Como he comentado al principio, este pequeño pueblo está comunicado con el metro, con lo que no es muy problemático llegar a él desde Düsseldorf. A continuación os indico exactamente como hacerlo.

  • Zona comercial y antiguo Palacio Imperial

Parada de metro Klemensplatz, línea U79 de metro y autobuses 728, 749, 751 y 760.

  • Schloss Kalkum

Parada de metro Kalkumer Schloßallee, línea U79 de metro y autobuses 728, 749 y 751.


Hasta aquí el artículo de hoy!

¿Conocíais este sitio tan cercano a Düsseldorf? ¿Os han entrado ganas de visitarlo? ¿Conocéis otros lugares cercanos a Düsseldorf que merezca la pena visitar? Dejad vuestro comentario a continuación, que quiero saber vuestra opinión! Hacedme saber si os interesa que haga un poco de investigación sobre vuestros lugares favoritos, ya que a mi me encanta y estoy convencida que puede ser algo muy interesante.

Si os ha gustado este post, clickad aquí para suscribiros; es un momento y así no os perderéis ninguna publicación!

Hasta la próxima!



  1. Literalmente "alto alemán"; se refiere a la variante más formal y aceptada del idioma. ↩︎

  2. Era muy normal antiguamente utilizar edificios que ya no estaban en uso para aprovechar materiales. Hasta el siglo XX no se constituyó la idea de historia que tenemos ahora, con lo que antes no se consideraba importante ni necesario conservar algo que ya no servía para nada. ↩︎