Parece una pregunta, fácil, ¿verdad? La idea para este post me surgió a través de este otro de My Expat World. Así que siguiendo un poco lo que Hor proponía, he pensado en escribir una carta a mi yo del pasado. Más concretamente, un mensaje a mí misma justo antes de venir a vivir a Alemania.

Creo que día a día construímos muchas cosas pero no somos conscientes de ello. Tendemos a exigirnos tanto que nos olvidamos de lo que ya hemos conseguido. Así que he querido hacer este ejercicio para darme cuenta de lo que he cambiado en estos años. Además, escribirme a mi yo del pasado me hace tener la sensación de que yo misma me estoy hablando desde el futuro. Y esto me llena de amor, en serio.

¡Pero la cosa no queda aquí! ¿Qué le dirías TÚ a tu "yo" del pasado? Envíame tu carta a este e-mail que enlazo aquí. Escogeré las cartas que más me gusten y las publicaré en mi Facebook y al final de este post. ¿Qué te parece?

Para participar:

Carta a mi yo del pasado

Hola Alba,

Te escribo desde Alemania. Sí, ese país al que no le has hecho caso en toda tu vida y en el que jamás te habías planteado vivir. Bueno, pues resulta que ya hace tres años que vives aquí y llevas hablando alemán desde el primer mes. Exacto, ese idioma que te sonaba a que una máquina se había estropeado y luchaba para no parar de funcionar.

Pues resulta que te encanta este idioma.  Cuando llegaste te pusiste las pilas y lograste aprenderlo súper rápido. Estoy orgullosa de ti. Y no solo eso, te encuentras súper a gusto en este país. Es curioso como un país en el que jamás habías pensado que vivirías te puede gustar tanto. Te encanta la calma que se respira, los parques, el silencio. Y créeme que hasta la lluvia y el frío.

Te lo creas o no, cuando llegues a Alemania conseguirás encontrar un trabajo en el que tendrás que hablar alemán diariamente. Conseguirás quedarte sola con los clientes y solucionar todos los problemas que se te presenten. Y sentirás que puedes con todo lo que se te eche.

Cambiarás de trabajo alguna que otra vez, y finalmente acabarás pudiendo dedicarte a escribir. Tendrás un blog, un canal de Youtube y una comunidad de migrantes que te apoya diariamente. Te sentirás parte de algo y verás que tu trabajo tiene repercusión en las vidas de la gente. ¿Hay algo más bonito que esto?

Claro que habrá momentos duros. Durísimos. De hecho lucharás contra una depresión que sentirás como una roca sobre ti. Pero, ¿sabes qué? Eres fuerte y lograrás vencerla. Y tu superación será un ejemplo a otras personas y sentirás que tu sufrimiento ha servido para algo.

Ya que te escribo me dirás ¿Algún consejo? La verdad es que no tengo muchos. Quiero que te equivoques para poder valorar nuestros logros más adelante. Pero sí que quiero decirte algo. Sigue adelante y lucha porque puedes conseguir mucho más de lo que ahora crees posible. Créeme, te escribo desde donde has logrado lo que creías imposible.

Todo mi amor siempre,

Alba.