Mucho se habla de porque en Alemania no hay límite de velocidad. Esto es algo que es cierto solamente a medias, y aunque sí que es verdad que el límite de velocidad en Alemania es ilimitado en muchos tramos, no es así en todas las carreteras ni en todas las situaciones. Así pues, en el artículo de hoy te explicaré bajo qué condiciones puedes conducir por la autopista alemana sin preocuparte por la velocidad y por qué es posible que sea así.

Generalmente, los límites de velocidad en Europa se rigen por una velocidad máxima permitida, pero en Alemania esto ocurre de una manera un tanto peculiar. Si bien es cierto que en muchas carreteras hay un límite marcado por las señales de tráfico, en otras no los hay y se tiene que atender a las señales dinámicas y a otros factores que os comentaré.

¿Cuáles son las autopistas sin límite de velocidad en Alemania?

Empecemos con un poco de vocabulario. La red de carreteras de Alemania se llama Autobahn. Hago este matiz, porque muchas veces desde el desconocimiento se habla así de las carreteras que no tienen límite de velocidad en Alemania. Pero esto no es cierto, ya que las autopistas alemanas en las que se puede circular a la velocidad deseada constituyen el 50% del famoso Autobahn.

El Autobahn sin límite de velocidad está siempre muy bien señalizado. Tanto en la entrada como en la salida de estas vías se encuentran indicaciones muy claras al respecto.  Pero eso no es todo, sino que en estos mismos tramos puede haber también limitaciones. Lo que pasa, es que a diferencia de España, éstas no son constantes sino que dependen de muchos factores.

Uno de los factores que constituyen el límite de velocidad en Alemania son los horarios de máxima afluencia de coches. Es decir, que en hora punta la velocidad sí que queda determinada por las mismas señales que apuntan que se puede correr todo lo que quieras en otros momentos del día.

Se sabe que el tiempo meteorológico en Alemania es algo que afecta notablemente a nuestro día a día. Y en las carreteras alemanas no podía ser de otro modo. Es decir, que el límite de velocidad en Alemania depende del tiempo que haga. Y entonces me dirás, ¿Cómo puedo saber cuánto exactamente puedo correr mientras llueve? Muy fácil, por las señales dinámicas. Estas señalizaciones digitales advierten a los conductores de la rapidez en la que los coches pueden circular en todo momento.

Es decir, que aunque una señalización fija te diga que puedes correr lo que te de la gana, tienes que hacer dos cosas. Primero, usar el sentido común; no te pondrás a correr con locura bajo un diluvio universal. Y después, tendrás que dar prioridad a las señales dinámicas de las que te he hablado.

Otra norma que cabe tener en cuenta, es que aunque te encuentres en un Autobahn sin límite de velocidad, solamente podrás circular hasta 130 km/h un kilómetro antes y después de una salida de la carretera.

¿Por qué no hay límite de velocidad en Alemania?

Una vez matizada la información, es evidente que aunque haya ciertas limitaciones, puedes circular a la velocidad deseada en el 50% de las vías alemanas. Y esto son muchísimos tramos en el mapa de carreteras de Alemania.  Aunque pueda parecerte mentira, las estadísticas cuentan que el número de accidentes viarios en el país germano es mucho menor que el de España. Teniendo en cuenta las velocidades en carreteras, ¿Cómo es eso posible?

Pues lo es gracias a muchos factores que ahora te nombraré. Pero, bajo mi punto de vista, el motivo principal es el respeto por las normas. También creo que juega un papel muy importante la consciencia con la que conducen las personas alemanas.

Para empezar, la principal y más visible diferencia entre las carreteras alemanas y las españolas es la señalización. Tanto por la frecuencia con la que las indicaciones aparecen en la pista como por la existencia de las ya nombradas señales dinámicas, que son muy recurrentes.

Otro factor determinante es la calidad de las carreteras. Éstas se constituyen de un grosor de 75cm, mientras que las españolas miden 35cm. Además, el mantenimiento de las mismas es exhaustivo, con lo que es muy poco frecuente encontrar baches y desperfectos. En el momento en que existe cualquier deterioro, el servicio ADAC acude lo más rápido posible y lo repara. Es también por este motivo que las vías alemanas están siempre en obras.

También debes tener muy en cuenta la orografía, y es que al tratarse de un país en general muy llano, es posible la existencia de curvas muy anchas. Al tener la calzada giros con un radio muy amplio se da la posibilidad de circular a una velocidad más elevada.

Además, las normas de circulación son muy estrictas y no se permite la presencia de bicicletas, ciclomotores o vehículos cuya velocidad máxima sea inferior a 60 km/h. También existe un reglamento muy sólido que determina la distancia de seguridad, la posibilidad de estacionamiento y el comportamiento ante vías de entrada y salida.

En definitiva, que la alta velocidad alemana que se da en autopistas no responde a una falta de normas, sino todo lo contrario. Esta legislación es posible gracias a la consciencia de la población alemana. Que las velocidades máximas permitidas estén en manos de quiénes conducen significa que los y las automovilistas conocen su responsabilidad.


Y tú, ¿Conocías este límite de velocidad en Alemania?